Este silencio verde y azul me ciega.
Alargo mi cuello y levanto mi cabeza hacia el cielo,
para escucharlo un poco más y lo saboreo.

Poco a poco oigo ese tintineo
que se me enreda en el pelo, susurrándome:
” No estás sola. ”