Siento el calor más profundo dentro de mí,
cuando la VIDA me arde por dentro.
Y me gusta.
Y me gusta más aún cuando te vienes como brisa del mar,
que alivia,
y aviva,
y lo mantiene.