Mis caricias a veces duelen porque no estan.
Otras veces, vuelo desde mi hasta otras almas, convirtiéndolas en puentes de ternura, de deseo, de generosidad…
Quiero puentes para siempre.
También para volar a mi propia alma.